Sean buenos y compasivos los unos con los otros, y perdónense, así como Dios los perdonó a ustedes por medio de Cristo


No hagan que se ponga triste el Espíritu Santo de Dios, 
que es como un sello de identidad que Dios puso en ustedes, 
para reconocerlos cuando llegue el día en que para siempre serán liberados del pecado. 
Dejen de estar tristes y enojados. 
No griten ni insulten a los demás. Dejen de hacer el mal. 
Por el contrario, sean buenos y compasivos los unos con los otros, 
y perdónense, así como Dios los perdonó a ustedes por medio de Cristo. 
Efesios 4:30-32

Únete a nuestra página de Facebook