Dios conoce la conducta de los que viven honradamente; la tierra prometida será de ellos para siempre.


Dios conoce la conducta de los que viven honradamente; 
la tierra prometida será de ellos para siempre. 
Cuando lleguen los días malos no pasarán vergüenzas; 
cuando otros no tengan comida, a ellos les sobrará. 
Los malvados serán destruidos; ¡se desvanecerán como humo! 
Los enemigos de Dios se marchitarán como si fueran flores silvestres. 
Los malvados piden prestado y nunca pagan sus deudas, 
pero los justos prestan y dan con generosidad. 
Los que Dios ha bendecido vivirán en la tierra prometida, 
pero los que él ha maldecido serán eliminados. 

Salmo 37:18-22 BLS


Únete a nuestra página de Facebook