Sigo feliz mi camino porque Dios tiene el control

Sigo feliz mi camino porque Dios tiene el control

Andar en el camino sin detenerse o sin desviarse puede ser un gran desafío. Con los cambios climáticos, el cansancio, los tramos oscuros y los vaivenes del terreno, parece inevitable tomarse un atajo. Así mismo ocurre en nuestra vida de todos los días, si miramos los acontecimientos que no siempre se destacan por ser fáciles o agradables. 
Lo que nos mantiene felices es saber que más allá de toda prueba, Dios tiene el control. 
Sí, yo lo creo: El me guiará hasta el fin.

Únete a nuestra página de Facebook