Que levantes tu mirada para ver quién es Dios!


Amiga, amigo, mi oración por tí es que levantes tu mirada al lugar donde estás enviando tu queja, para que veas quién es Dios. Que tu problema no te turbe la mirada, porque cuando puedas distinguir quién es Dios, vas a poder reafirmar tu esperanza. Porque Dios no falla.