Seguir adelante con los ojos puestos en Jesús es mi mejor terapia


Aunque las circunstancias no sean las mejores, tenga sentimientos encontrados y no vea ningún cambio aún, sigo confiando que Dios no se equivoca.
Seguir adelante puestos los ojos en Jesús es mi mejor terapia.