Confío en ti, Jesús!


Qué maravilloso se siente tener en quién confiar! ¿lo has experimentado? Confiar en un amigo, en un familiar, en un médico es sumamente valioso. Pero confiar en Dios, no tiene precio. 
Confía en Dios, El nunca falla.

Únete a nuestra página de Facebook