Como el padre se compadece de los hijos, se compadece Jehová de los que le temen

Con quienes lo honran,
Dios es tan tierno
como un padre con sus hijos.
Salmo 103:13


¡Con todas las fuerzas de mi ser
alabaré a mi Dios!
¡Con todas las fuerzas de mi ser
lo alabaré y recordaré
todas sus bondades!
Mi Dios me perdonó
todo el mal que he hecho;
me devolvió la salud,
me libró de la muerte,
¡me llenó de amor y de ternura!
Mi Dios me da siempre todo lo mejor;
¡me hace fuerte como las águilas!
Salmo 103:1-5