Mi ayuda y mi libertador eres tú, Dios mío, no te tardes















Las fuerzas se agotan de tanto llorar, mi Dios, 
y mi alma se seca dentro de mi. 
Pero mi confianza en ti está intacta
y sé que tu ayuda llegará a buen tiempo.