Alabo tu nombre, Jesús, por tu amor inagotable y tu fidelidad



Me inclino ante tu santo templo mientras adoro; alabo tu nombre por tu amor inagotable y tu fidelidad, porque tus promesas están respaldadas por todo el honor de tu nombre.

Salmos 138:2 NTV