Princesita consagrada a Dios


Qué alegría recibirte, princesita! te esperamos durante nueve meses, con paciencia, con amor, con preparativos. Ahora podemos sostenerte en brazos, besarte y mimarte. Pero el paso más importante que damos contigo es consagrarte a Dios, para que El siempre guíe tus pasos.





Únete a nuestra página de Facebook