Mi alma reposa en las promesas de Dios

Alma mía, en Dios solamente reposa, porque de Él es mi esperanza.” – Salmo 65:2

La Biblia tiene mucho que decir acerca de reposar en Dios. Pero muchas personas se vuelven fácilmente impacientes con los retrasos de Dios. Sin embargo, gran parte de nuestros problemas en la vida es el resultado de la falta de oración, nuestra inquietud y prisa a veces imprudente.

No podemos esperar a que la fruta madure, pero insistimos en recogerla cuando aún está verde. No podemos esperar a las respuestas a nuestras oraciones, aunque esto pueda tomar muchos años para las cosas por las cuales oramos estén listos para nosotros. Somos animados a andar con Dios, pero a menudo en nuestras mentes, Dios camina muy lentamente. Sin embargo, también hay otro lado, cuando Dios nos espera.

Muy a menudo no somos capaces de recibir la bendición que Dios ha preparado para nosotros porque no estamos avanzando con Él. Si bien es cierto que perdemos muchas bendiciones al no esperar a Dios, también perdemos bendiciones numerosas esperando mucho tiempo. Hay ocasiones cuando toma voluntad para simplemente quedarse quieto, pero hay también los tiempos cuando debemos avanzar con un paso confidente en la fe.


Únete a nuestra página de Facebook