Es Dios quien nos da paciencia y nos anima


  Aunque, en realidad, es Dios quien nos da paciencia y nos anima. A él le pido que los ayude a ustedes a llevarse bien con todos, siguiendo el ejemplo de Jesucristo. 
  Así, todos juntos podrán alabar a Dios el Padre. 
 Por eso, es necesario que se acepten unos a otros tal y como son, así como Cristo los aceptó a ustedes. Así, todos alabarán a Dios. 
Romanos 15:5-7

Únete a nuestra página de Facebook