Querido Dios, gracias por este lindo día que me regalaste


Llegando a la mitad de la semana, mi corazón está agradecido a Dios por todas las bendiciones que tiene para mí para este día. Su Palabra me enseña que sus misericordias se renuevan cada mañana y eso precisamente es lo que hace que este día sea un lindo día. No importa si llueve o hay sol, o si hace frío o calor, más bien mi mirada está puesta en mi Dios, y la belleza del día depende de Su gracia.



Únete a nuestra página de Facebook