Dios mío, Tú eres nuestro Rey


Dios mío, tú eres nuestro rey. Has mostrado tu majestad, tu grandeza y tu poder. Has afirmado el mundo, y jamás se moverá.
 Desde el principio eres rey; tú siempre has existido.
 Dios mío, se revuelven los ríos, se levantan las olas, ¡se agitan los mares!
 Pero tú, en el cielo, te muestras más poderoso que el rugido de los mares; ¡más poderoso que las olas del mar!
 Dios mío, tus leyes tienen valor permanente. Tu presencia da a tu templo una belleza sin igual. Salmo 93

Únete a nuestra página de Facebook