Dios bendice a quienes aman su palabra y alegres la estudian día y noche



Dios bendice a quienes no siguen malos consejos ni andan en malas compañías ni se juntan con los que se burlan de Dios. 
Dios bendice a quienes aman su palabra y alegres la estudian día y noche. Son como árboles sembrados junto a los arroyos: llegado el momento, dan mucho fruto y no se marchitan sus hojas. ¡Todo lo que hacen les sale bien! 
Con los malvados no pasa lo mismo; ¡son como el polvo que se lleva el viento! Cuando sean juzgados, nada los salvará; ¡esos pecadores no tendrán parte en la reunión de los buenos! 
En verdad, Dios cuida a los buenos, pero los malvados se encaminan al fracaso. 
Salmo 1 - Versión BLS

Únete a nuestra página de Facebook