El honrar al Señor es una firme esperanza que da seguridad a los hijos

Honrar a Dios es vivir teniéndolo en cuenta en nuestra vida, dándole el primer lugar. Es como si invitaras a un rey a que viniera a vivir a tu casa, ¿qué habitación le darías? la mejor seguramente, pero le permitirías entrar en todas. Así mismo es con el Señor. 
Honrar a Dios es escucharlo, prestarle atención y seguir sus palabras. Si el rey que has invitado a tu casa te hablara con sabiduría, ¿le obedecerías? por algo llegó a ser rey, ¿cierto?
Honrar al Señor trae consecuencias buenas. Tu vida es mejor cuando le das lugar a Dios, pero no sólo la tuya, sino también la de toda tu familia. 
El honrar al Señor es una firme esperanza que da seguridad a 
los hijos. El honrar al Señor es fuente de vida que libra de los lazos de la muerte. Pr 14:26-27




Únete a nuestra página de Facebook