Tú, Señor, eres mi luz... alumbras mi oscuridad

Cuando atraviesas  caminos de sombras, Jesús es la luz que ilumina tu camino. No temas, El nunca ha de abandonarte, y siempre está delante tuyo, siendo el faro que alumbra tus pasos.
Tú, Señor, eres mi luz; tú Dios mío, alumbras mi oscuridad.


Únete a nuestra página de Facebook