Mi ayuda viene de Dios



Postal cristiana de confianza en Dios
Confianza y paciencia son dos perlas que brillan en nuestra corona del alma cuando miramos a Dios y podemos descansar en El y en sus promesas.
Mirar al cielo no es una metáfora, sino que es una realidad que puedes experimentar a diario. Mirar a Dios es hablar con Dios, orar, leer su Palabra, alabarlo con todo el corazón, tenerlo que centro de la vida. Mirar a Dios es saber que en toda circunstancia, El está con nosotros y tiene una respuesta para cada petición.
Que puedas decir de todo corazón: Mi ayuda viene de Dios, creador del cielo y de la tierra. Salmo 12:12





Únete a nuestra página de Facebook