Mi alma tiene sed de Dios

Mi alma tiene sed de Dios


imagen-sed-de-Dios

Mi alma tiene sed de Dios

Temprano en la mañana, mi alma te busca mi Señor.
Al abrir mis ojos, tú eres el  primer pensamiento que viene a mi mente, y en seguida anhelo encontrarme contigo. Sé que me cuidas durante las noches, y sé que tu mano está de continuo cubriéndome, y  lo más maravilloso al despertar es saber que aún estás conmigo.

En mi día a día, Tú estás conmigo. 
Eres mi camino, y mi propósito, que le da sentido a mis quehaceres diarios. Ya no siento tristeza ni vacío desde que Tú estás a mi lado. Me acompañas donde vaya, me alertas cuando mi pie está a punto de deslizarse. Me cuidas, me guardas del mal aún cuando no me doy cuenta que estoy en  peligro.

¿Qué sería de mi si ti, mi Señor?

Mi corazón se deleita de saberte conmigo. Viviré por siempre agradecida porque me hayas llamado a conocerte, por tu delicada invitación a ser parte de tu reino. Tu cobertura me alcanza, me deleita y me da nuevas esperanzas cada día.

Eres como aguas que corren en los arroyos, frescas y saludables, y que deseo beber para ser vivificada. Sí, Señor, mi alma tiene sed de ti