No se aflijan...



Esta flor estaba en un macetero de un precioso lugar de retiros y campamentos cristianos. Allí la vi, resistiendo a las inclemencias del tiempo y dando feliz, su color, y sobreviviendo a decenas de adolescentes y jóvenes que disfrutaban del lugar. Le tomé una foto, y algo más...

Pat, agosto 2009