Los amo


Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo les concedan gracia y paz.
Doy gracias a mi Dios cada vez que me acuerdo de ustedes.
En todas mis oraciones por todos ustedes, siempre oro con alegría,
porque han participado en el evangelio desde el primer día hasta ahora.
Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús.
Es justo que yo piense así de todos ustedes porque los llevo en el corazón; pues, ya sea que me encuentre preso o defendiendo y confirmando el evangelio, todos ustedes participan conmigo de la gracia que Dios me ha dado.
Dios es testigo de cuánto los quiero a todos con el entrañable amor de Cristo Jesús.
Filipenses 1:2-8


Foto David 2009
Únete a nuestra página de Facebook